Limpiar nuestras brochas de maquillaje : rápido y efectivo

Reconozcámoslo: limpiar las brochas de maquillaje es un rollo. Todas sabemos la teoría de que hay que hacerlo con mucha regularidad pero, al final, y siendo francas, lo hacemos menos de lo que deberíamos porque lleva su tiempo. Pues bien, eso era antes de descubrir uno de los sistemas más sencillos y efectivos que hemos probado en los últimos años y que es perfecto para aprovechar el tiempo de #yomequedoencasa.

Instrucciones

  • En el lavabo de tu baño coloca las cerdas de la brocha bajo el chorro de agua (tibia). Asegúrate de que la brocha y las cerdas apunten hacia abajo en todo momento. No queremos que entre agua en el mango, porque esto provoca que se despeguen las cerdas.
  • Una vez que está mojada coloca un poco de jabón en la mano. Con movimientos circulares mueve la brocha sobre el lugar donde está el jabón y gírala de las puntas al final. Añade agua si es necesario.
  • Enjuaga la brocha con el mango angulado, recuerda que es importante para que no entre el agua en el mango. Sigue con el proceso de lavado y enjuagado hasta que el agua salga transparente. Dale forma a las cerdas con tu mano.
  • Coloca las brochas sobre las toallas de papel. Te recomiendo hacer un pequeño “tope”, enrollando una toalla (como taco) y luego colocando el mango sobre él. Así la herramienta se mantiene inclinada y evitamos que el agua llegue al mango.

Te vas a sorprender de lo suaves que quedan después de lavarse.

Además así prevenimos que las bacterias lleguen a nuestra piel.

Si usas mucho tus brochas te recomendamos lavarlas mínimo 1 vez a la semana. De lo contrario, lávalas dos veces por mes (mínimo).

Para darle un cuidado extra a tus brochas, puedes buscar sprays especializados. Uno de mis favoritos es el de Sephora. Puedes aplicar este spray después de lavar las brochas y antes de que se sequen.

Leave a reply