Rutinas que dañan el cabello y no lo sabías

Muchos ignoramos que algunos de los hábitos que hemos adoptado con el objetivo de cuidar nuestro cabello, en realidad, pueden estar debilitándolo, provocando la aparición de puntas abiertas y frizz.

Lo primero que debemos saber es identificar estos malos hábitos y evitarlos a toda costa. Para ello, Yanet Rabanal Marín, técnico capilar de Konzil, detalla cinco de los errores más comunes que cometen las personas en su rutina diaria:

Frotar constantemente el cabello

Esto ocurre con frecuencia en el momento del secado, cuando frotas la toalla fuertemente para quitar el exceso de agua. Sin embargo, se recomienda hacer toques delicados desde arriba hacia abajo con la toalla en las manos para retirar el exceso de humedad y así evitar que el cabello se quiebre y pierda su vitalidad.

2. Recoger el cabello mojado

Hacerse una cola de caballo o una trenza cuando el cabello está mojado, hará que las fibras se debiliten, sobre todo si te haces la cola siempre a la misma altura, pues la presión se ejercerá constantemente en esa zona. Además, el cabello mojado genera más tensión en el cráneo, porque pesa aún más de lo normal. Esto podría, incluso, producir dolores de cabeza.

3. Dormir con el cabello húmedo

El cabello mojado tiende a ser más débil y si no lo secas adecuadamente al momento de irte a dormir, tu cabello rozará con la almohada, haciendo que amanezcas con el indeseado efecto frizz. Asimismo, la humedad afecta directamente al cabello, generando resequedad y porosidad.

4. Peinarse el cabello al salir de la ducha

Normalmente optamos por cepillar y peinar el cabello cuando está mojado para desenredarlo inmediatamente y con mayor facilidad. Pero, muchos ignoran que este hábito, debilita las fibras capilares, resecándolas y haciéndolas quebradizas. Lo más recomendable es peinarlo durante la ducha, iniciando con las puntas hasta llegar a la raíz,aprovechando que el acondicionador está haciendo efecto. Además, se debe repetir la acción del cepillado cuando ya esté totalmente seco.

5. No incluir tratamientos capilares

El shampoo y acondicionador son esenciales para el lavado del cabello. Sin embargo, se recomienda añadir una vez a la semana, un tratamiento o mascarilla capilar de ingredientes nutritivos, para hidratar y fortalecer las fibras capilares. Una buena opción es un tratamiento con gran variedad de proteínas, provitaminas, vitaminas, aceites y extractos como, por ejemplo, el tratamiento express 1 minuto de Konzil con complejo Vita12, el cual, además de no requerir demasiado tiempo para su aplicación, ayuda a eliminar las puntas abiertas, reconstruir la fibra capilar y revitalizar tu cabello.

El equilibrio natural del cabello se ve afectado principalmente por estas acciones inadecuadas y malos hábitos. Tener el cabello fuerte, brillante y suave no es cuestión de genética sino de cuidado. Si aplicas a tiempo estas recomendaciones y, además, complementas tu rutina con productos revitalizadores y tratamientos diarios; lograrás mantener un cabello saludable.

Leave a reply